El sonido del pájaro

Los humanos son los animales más ruidosos que conozco. Nuestra comunicación verbal tiene demasiados ruidos. Este ruido origina una serie de características inusuales, adaptadas cada vez más a las exigencias sociales como escribí en este artículo.

En el artículo en el que hice la presentación de este proyecto, mencioné que siempre he sido una persona de pocas palabras, tal vez por eso soy tan observadora y es en el silencio y sonidos naturales que encuentro paz.

Siempre he utilizado mis características innatas en el entrenamiento de los animales, especialmente en el silencio y la observación. A lo largo de los años, he estado demostrando a diario que la ciencia está demostrando cada vez más la eficacia del uso correcto de los sonidos en la comunicación interespecífica. Antes de eso, tuve la experiencia de “hablar” sólo cuando estrictamente y si es realmente necesario. El resultado no puede ser mejor. La fluidez de la comunicación es excepcional.

Sonidos por encima de lo deseado para la situación que puede incluso tener una función inhibitoria, puede no ser eficaz. Los animales no siguen nuestras “advertencias del ego” (que considero frustraciones) y las asociaciones no siguen nuestro “estándar de la demanda humana”. Todo es simple si hacemos el esfuerzo de simplificar.

Todo este aprendizaje y experiencia a lo largo de los años se ha venido acumulando en entornos externos con sus sonidos naturales. Por lo general entrenaba en jardines o bosques con perros y sus dueños, donde la abundancia de pájaros y su comunicación característica era nuestro fondo. También me di cuenta de que los sonidos más altos de los propietarios con los perros hizo la comunicación más difícil, además de perturbar el medio ambiente.

Por lo tanto, adopté el principio de “sonido de pájaro”. Este principio se basa en: “Cualquier sonido humano producido y repetido más allá de lo que se desea en un momento particular que sofoca los sonidos de fondo naturales y no produce ningún comportamiento deseable de las otras especies, significa que dicha comunicación tiene una barrera natural que debe ser resuelta por el silencio. ”

De esta manera, siempre recomiendo a todos los participantes que para comunicarse no tengan que gritar, sólo deben usar el sonido en un volumen apropiado a la situación en cuestión. Si dudas, no hables.

A partir de hoy, preste atención al ambiente natural que le rodea y respete. ¡Buena comunicación!

El resultado se puede ver en el vídeo de presentación “Enseñar sin voz” y en los siguientes vídeos.










This article would be published in a book for commercial purposes. But we want to reach out more professionals and families with updated and real information, so the content is being released for free. If you believe in this project, make a voluntary contribution of your choice and we can continue with the free publications. If you are a company and want to take an active part in this project, contact us.

References
ABRANTES, R. (1997). The Evolution of Canine Social Behavior. Wakan Tanka Publishers.

ABRANTES, R. (1997). Dog Language. Wakan Tanka.

BARATA, R. (2016). ABCD System. Etologia.pt

BARATA, R. (2016). Lead Respect. Etologia.pt

CHANCE, P. (2008) Learning and Behavior. Wadsworth-Thomson Learning, Belmont, CA, 6th, ed.

DARWIN, C. (1899). The Expressions of the Emotions in Man and Animals. New York D. Appleton and Company.

EKMAN, P. (1976). Nonverbal Communiction: Movements with Precise Meanings. Journal of Communication, 26(3),14-26.

EKMAN, P. & ROSENBERG, E. L. (2005). What the face reveals : basic and applied studies of spontaneous expression using the facial action coding system (FACS) — 2nd ed. Oxford University Press, Inc.

HOROWITZ, Alexandra. (2014). Domestic Dog, cognition and Behavior—The Scientific Study of Canis familiaris. Springer.

LORENZ, Konrad. (1981). The foundations of ethology.
Based on a translation of Vergleichende Verhaltensforschung, with revisions. Springer Science+Business Media New York.

MCCONNELL, Patricia B. 1988. “The Effect of Acoustic Features on Receiver Response in Mammalian Communication.” Dissertation: Madison, Wis.: University of Wisconsin–Madison.

MCFARLAND, D. (1998). Animal Behaviour. Benjamin Cummings. 3rd ed.

MIKLÓSI, Ádám. (2007). Dog Behaviour, Evolution, and Cognition. Oxford University Press.

SANNI Somppi, Heini Törnqvist, Miiamaaria V. Kujala, Laura Hänninen, Christina M. Krause, Outi Vainio. Dogs Evaluate Threatening Facial Expressions by Their Biological Validity – Evidence from Gazing Patterns. PLOS ONE, 2016; 11 (1): e0143047 DOI: 10.1371/journal.pone.0143047

SCHIRMER A, Seow CS, & Penney TB (2013). Humans process dog and human facial affect in similar ways. PloS one, 8 (9) PMID: 24023954

Autor: Roberto Barata

Certified in Advanced Applied Ethology, Expert in Human Animal Studies, Animal Trainer, Researcher and "Teach without Speech" project author.